Vacuna Contra COVID-19 - Hechos y Preguntas Frecuentes

Seguridad de la Vacuna

La seguridad es nuestra prioridad con la vacuna contra COVID-19. Una vez que una compañía desarrolla una vacuna, debe pasar por un riguroso proceso científico de pruebas antes de que se someta a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). La FDA revisa la información de estas pruebas para asegurarse que la vacuna es segura y funciona, y después decide si la vacuna puede estar disponible al público a través de la autorización de uso de emergencia.

Después de que la vacuna es autorizada para su uso, existen múltiples sistemas de seguridad para detectar efectos adversos. Si alguno de estos se presenta, los expertos trabajan rápidamente para determinar si es una situación de seguridad.

Para más información:

Vacunas Autorizadas

La administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ya autorizó varias vacunas. Todas las vacunas contra COVID-19 se ha comprobado ser altamente efectivas para prevenir enfermedad seria, hospitalización y muerte por COVID-19.

  Tipo Dosis Necesarias  Aprobado para las edades   Cuando Recibirá Protección Completa  Hoja Informativa
Pfizer * ARNm  2 12+  Dos semanas despues de recibir la segunda dosis  Hoja Informativa de Pfizer 
Moderna  ARNm  2 18+  Dos semanas después de recibir la segunda dosis   Hoja Informativa de Moderna
Johnson & Johnson  Adenovirus 1 18+  Después de dos semanas de recibir la vacuna Hoja Informativa de Johnson y Johnson 
* El 23 de agosto de 2021, la FDA otorgó la aprobación completa a la vacuna Pfizer COVID-19 para mayores de 16 años. Todavía se encuentra bajo autorización de uso de emergencia para las edades de 12 a 15 y para la administración de una tercera dosis a ciertas personas inmunodeprimidas de 12 años de edad o más.

Vacunarse

La vacuna contra COVID-19 le ayudará a protegerse contra COVID-19. Usted pudiera tener algunos efectos secundarios, que son señales normales de que su cuerpo está creando la protección. Estos efectos pudiesen afectar la habilidad de hacer algunas actividades diarias, pero estos desaparecen en unos cuantos días. No todos presentan efectos secundarios. 

De acuerdo con ensayos clínicos que han sido revisados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), los efectos secundarios más comúnmente reportados, que típicamente duran varios días, incluyen: dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, y fiebre. Algo a considerar con las vacunas de Pfizer y Moderna, más personas experimentan efectos secundarios después de la segunda dosis, así que es importante que los proveedores de vacunación y los que reciben la vacuna sepan que pudieran tener efectos después de cada dosis, pero aun mas con la segunda dosis.

Usted se debe aplicar la segunda dosis aun si presenta efectos secundarios después de la primera dosis, al menos que su proveedor médico le diga que no lo haga. Para más información sobre lo que debe esperar sobre su cita y la vacuna, vea la página de CDC

Entérese si la vacunación contra COVID-19 se recomienda para usted en nuestra página de elegibilidad. 

Encuentre un sitio cercano a usted en nuestro mapa

Encuentre más temas sobre la vacuna en las Preguntas Frecuentes. 

 

Récord de Vacunación

Después de recibir la primera vacuna, usted recibirá un récord de vacunación que muestre que vacuna recibió y cuando la recibió. Mantenga esta tarjeta en un lugar seguro. Traiga esta tarjeta si su vacuna requiere una segunda dosis. (por ejemplo: Pfizer o Moderna) para que su proveedor pueda documentar todas las dosis recibidas. 

Segundas Dosis

Si usted recibió la vacuna de Pfizer o Moderna, usted necesita regresar para una segunda vacuna entre 21 a 28 días más tarde dependiendo cual vacuna recibió. Las vacunas contra COVID-19 no se pueden mezclar o combinar. Eso significa que usted debe recibir la misma vacuna en ambas dosis. Si usted va a un proveedor diferente de cuando recibió la primera dosis, asegúrese de recibir la misma vacuna del mismo creador o marca de la primera dosis recibida. 

De acuerdo con las recomendaciones de ACIP del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, sabemos que puede recibir una segunda dosis hasta 42 días después de la primera dosis sin impactar los beneficios de protección que usted recibirá. Si usted la recibe hasta 42 días después de la primera dosis, es probable que aun sea efectiva, aunque aun no se han hecho los suficientes estudios. CDC no recomienda que vuelva a empezar la vacunación. El ponerse la segunda dosis es importante para tener los beneficios de protección de la vacunación, así que haga su cita a como usted pueda.

La vacuna de Johnson & Johnson requiere solo una sola dosis para estar completamente vacunado. No necesitara hacer una segunda cita. 

Toma al menos dos semanas después de haberse vacunado completamente para recibir los beneficios de protección de cualquier vacuna contra COVID-19.

Recomendaciones para la tercera dosis en personas significativamente inmunodeprimidas

El 12 de agosto de 2021, la FDA enmendó la Autorización de uso de emergencia para las vacunas Pfizer y Moderna para permitir el uso de una tercera dosis en algunas personas inmunodeprimidas. Luego de esa autorización, los CDC ahora recomiendan que las personas con inmunodeficiencia significativa que recibieron la vacuna Pfizer o Moderna reciban una dosis adicional después de las dos dosis iniciales. Debe haber al menos 28 días desde que se administró la última dosis de ARNm. Para obtener una lista de condiciones y recomendaciones, visite CDC.

Dosis única: Johnson y Johnson (Janssen)

La FDA y los CDC no han aprobado ni recomendado dosis adicionales para personas con inmunodepresión significativa para los receptores de la vacuna Johnson & Johnson. No hay datos suficientes en este momento para determinar si las personas inmunodeprimidas que recibieron la vacuna COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson también tienen una respuesta de anticuerpos mejorada después de una dosis adicional de la misma vacuna.


Después de la Vacunación Completa

Aún estamos conociendo más sobre como las vacunas afectan la propagación de COVID-19. Después de haber sido vacunado contra COVID-19, aun debe continuar tomando precauciones en áreas públicas como continuar con el uso de la mascarilla, mantener el distanciamiento de al menos 6 pies o dos metros de distancia de otros, y evitar áreas con mucha gente y que no tiene suficiente ventilación.

Grandmother getting kiss from grandson after vaccinationSi usted se ha vacunado completamente, o, en otras palabras, ha sido vacunado con sus dos dosis o con la única dosis del creador que solo requiere una, y ha pasado dos semanas desde que la última dosis, hay cosas que pudiera empezar hacer de acuerdo con las recomendaciones de CDC.

  • Se puede reunir en áreas encerradas o interior de un lugar con personas que ya han sido completamente vacunadas sin usar una mascarilla.
  • Se puede reunir en el interior de un lugar con personas que aun no se han vacunado que son de otros hogares (por ejemplo: visitar a los familiares que no viven con usted) sin mascarillas, al menos que esas personas o con quienes ellas vivan sean de alto riesgo de sufrir de una enfermedad seria de COVID-19. 
  • Si usted ha estado alrededor de alguien que ha tenido COVID-19, no se tiene que mantener en aislamiento o hacerse la prueba al menos que tenga síntomas.

Preguntas Frecuentes

Variantes de COVID-19

La variante Delta es significativamente más contagiosa que la cepa original de COVID-19. Las mutaciones como Delta ocurren cuando no se vacuna a suficientes personas y se permite que continúe la propagación. Si bien poco más de la mitad de los residentes del condado de Maricopa han recibido al menos una dosis de vacuna, es un buen comienzo, pero estamos muy lejos de detener a Delta y las variantes futuras. Necesitamos seguir aumentando las vacunas para reducir la propagación y evitar que sigan surgiendo más variantes.



La variante Delta es una cepa del virus que causa COVID-19 que es más contagiosa que otras cepas de COVID-19. Esto significa que se transmite de persona a persona más fácilmente, especialmente si una persona no está vacunada.

Datos adicionales que debe conocer:

  • A partir de julio de 2021, la variante Delta se ha convertido en la "variante dominante" en los Estados Unidos, lo que significa que la mayoría de los nuevos casos de COVID-19 que se están analizando son causados por la variante Delta.
  • La cantidad de la variante Delta está aumentando en el condado de Maricopa y probablemente se convertirá en la variante dominante.
  • Las personas que no han sido vacunadas completamente contra COVID-19 tienen mayor riesgo de contraer la variante Delta y posiblemente enfermar más gravemente.


Según lo que sabemos, la variante Delta se transmite más fácilmente de persona a persona, por lo que es importante que todas las personas mayores de 12 años se vacunen por completo lo antes posible. También hay alguna evidencia de que la enfermedad causada por la variante Delta puede ser más grave, particularmente en personas más jóvenes, pero todavía hay mucho que aprender sobre esta variante.



Refuerzo de la Vacuna COVID-19

El 18 de agosto de 2021, representantes del Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Administración de Biden anunciaron un plan para comenzar a proporcionar dosis de refuerzo de las vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna) a partir del 20 de septiembre de 2021. Este plan está pendiente de aprobación y orientación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. y el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC.

Tras la aprobación, a partir del 20 de septiembre de 2021, las personas completamente vacunadas con vacunas de ARNm (Pfizer o Moderna) cuya segunda dosis se administró hace 8 meses o más son elegibles para una dosis de refuerzo de la vacuna. Se esperan más recomendaciones con respecto a las dosis de refuerzo de ARNm de COVID-19 cuando la FDA y el ACIP se reúnan. Puede mantenerse actualizado con las reuniones y recomendaciones de ACIP aquí.



Los funcionarios federales también anticipan que probablemente se necesitarán inyecciones de refuerzo para las personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson (J&J). La administración de la vacuna J&J no comenzó en los EE. UU. hasta este pasado marzo de 2021, y se espera que lleguen más datos sobre J&J en las próximas semanas (finales de agosto-principios de septiembre). Los funcionarios de salud revisarán los datos y compartirán recomendaciones para las vacunas de refuerzo de J&J y un plan oportuno para su distribución.



Se administra una dosis de refuerzo a personas completamente inmunizadas para aumentar la protección contra una infección cuando la inmunidad ha disminuido o debilitado después de la vacunación inicial. Cuando eso sucede, a las personas se les ofrecen dosis de refuerzo para aumentar su respuesta inmunitaria a los niveles anteriores.

El grado en que se fortalece la inmunidad después de una dosis de refuerzo se estudia en ensayos clínicos de vacunas. La FDA y los CDC revisarán los datos en las próximas semanas para informar la recomendación de dosis de refuerzo. Los estudios en curso determinarán si se necesitarán dosis de refuerzo adicionales para mantener la protección inmunológica en el futuro.



Las vacunas COVID-19 autorizadas en los Estados Unidos continúan siendo notablemente efectivas para reducir el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte, incluso contra la variante Delta de amplia circulación.

Aunque seguimos viendo una protección estable y altamente eficaz contra las hospitalizaciones y los resultados graves para las personas que están completamente vacunadas, estamos viendo una disminución en la efectividad de la vacuna contra las infecciones en general. Esta disminución coincide con el aumento de la variante Delta en los Estados Unidos, junto con la relajación de las recomendaciones de usar la mascarilla y el distanciamiento físico.

Los residentes de hogares de ancianos fueron priorizados para la vacunación COVID-19 al principio del programa de vacunación de EE. UU. y podrían estar entre los primeros grupos en mostrar evidencia de una posible disminución de la inmunidad proporcionada por las vacunas. Un estudio reciente mostró que, entre los residentes de hogares de ancianos, en el período anterior al Delta, dos dosis de la vacuna de ARNm tenían una efectividad del 75% contra las infecciones por COVID-19; pero durante el período Delta, la eficacia de la vacuna de ARNm se redujo al 53%.



Seguridad de la Vacuna

No, las vacunas COVID-19 no cambian ni interactúan con su ADN de ninguna manera. Actualmente existen dos tipos de vacunas COVID-19 que han sido autorizadas y recomendadas para su uso en los Estados Unidos: vacunas de ARN mensajero (ARNm) (Pfizer y Moderna) y una vacuna de vector viral (Johnson y Johnson). Tanto las vacunas de ARNm como del vector viral COVID-19 entregan instrucciones (material genético) a nuestras células para comenzar a construir protección contra el virus que causa COVID-19. Sin embargo, el material nunca entra en el núcleo de la célula, que es donde se guarda nuestro ADN. Esto significa que el material genético de las vacunas no puede afectar ni interactuar con nuestro ADN de ninguna manera. Todas las vacunas COVID-19 funcionan con las defensas naturales del cuerpo para desarrollar de manera segura la inmunidad a las enfermedades.



V-safe de los CDC es un nuevo comprobador de salud posterior a la vacunación basado en teléfonos inteligentes para las personas que recibein las vacunas COVID-19. Cuando reciba su vacuna, también debe recibir una hoja de información de v-safe que le indique cómo inscribirse en v-safe. Si se inscribe, recibirá mensajes de texto regulares que lo dirigirán a encuestas en las que podrá informar cualquier problema o reacción adversa que tenga después de recibir la vacuna COVID-19.



Como todas las vacunas, las vacunas COVID-19 deben pasar por un riguroso proceso de prueba y aprobación de varios pasos antes de que puedan usarse. A lo largo del desarrollo y la distribución de vacunas, existen numerosas medidas de seguridad. Éstas incluyen:

  • La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoriza y monitorea todos los ensayos clínicos.
  • Para obtener una autorización de uso de emergencia, los desarrolladores de una vacuna deben proporcionar una gran cantidad de datos sobre su seguridad y eficacia para cumplir con los rigurosos estándares establecidos por la FDA.
  • Los comités asesores independientes supervisan y controlan la seguridad durante el desarrollo y la prueba de vacunas.
  • Los ensayos clínicos para una vacuna continúan después de que se otorga EUA hasta que haya suficientes datos disponibles para otorgar la aprobación completa.

    Después de que se autoriza el uso de una vacuna, se implementan múltiples sistemas de monitoreo de seguridad para detectar posibles eventos adversos. Si se detecta un evento adverso grave inesperado, los expertos trabajan lo más rápido posible para determinar si se trata de un problema de seguridad real.


Recomendaciones de Dosis Adicionales para Ciertos Individuos Immunocomprometidos

El 12 de agosto de 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) autorizó una dosis de vacuna adicional para ciertas personas inmunodeprimidas con la vacuna Pfizer-BioNTech (12 años en adelante) y la vacuna Moderna (18 años en adelante).

Después de esa autorización, los CDC ahora recomiendan que las personas cuyo sistema inmunológico está comprometido de moderado a grave deben recibir una dosis adicional de la vacuna de ARNm COVID-19 (es decir, Pfizer o Moderna) después de las 2 dosis iniciales.

Las personas cuyo sistema inmunológico está comprometido de moderado a grave necesitan una tercera dosis para fortalecer su respuesta inmunitaria inicial. Esta dosis adicional es diferente de una dosis de refuerzo que se usa para aumentar la protección inmunológica en un individuo después de que ha fortalecido su respuesta inmunitaria inicial.

Los CDC no recomiendan dosis adicionales ni inyecciones de refuerzo para ninguna otra población en este momento.



Actualmente, los CDC recomiendan que las personas inmunodeprimidas de moderada a grave reciban una dosis adicional. Esto incluye a las personas que tienen:

  • Ha estado recibiendo tratamiento activo contra el cáncer para tumores o cánceres de la sangre.
  • Recibió un trasplante de órgano y está tomando medicamentos para inhibir el sistema inmunológico.
  • Recibió un trasplante de células madre en los últimos 2 años o está tomando medicamentos para inhibir el sistema inmunológico
  • Inmunodeficiencia primaria moderada o grave (como el síndrome de DiGeorge, el síndrome de Wiskott-Aldrich)
  • Infección por VIH avanzada o no tratada
  • Tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas u otros medicamentos que pueden inhibir su respuesta inmunitaria.

Las personas deben hablar con su proveedor de atención médica sobre su afección médica y si es apropiado para ellos recibir una dosis adicional.



Los CDC recomiendan que las personas con sistemas inmunitarios de moderado a gravemente comprometidos reciban una dosis adicional de la vacuna COVID-19 de ARNm al menos 28 días después de una segunda dosis de la vacuna COVID-19 Pfizer-BioNTech o la vacuna COVID-19 Moderna.



Las personas deben hablar con su proveedor de atención médica sobre su afección médica y si es apropiado para ellos recibir una dosis adicional.

Si se le recomienda una tercera dosis en función de su estado inmunológico comprometido, consulte con su proveedor de atención médica sobre las opciones de vacunación que pueden estar disponibles para usted. Puede vacunarse en cualquier lugar que ofrezca la misma vacuna que su primera dosis. Traiga su tarjeta de vacunación para que puedan documentar su dosis adicional.



No hay cargo por una dosis adicional de vacuna. Si tiene un chequeo médico al mismo tiempo, se le puede cobrar por el chequeo pero la vacuna COVID-19 es gratis.



Para las personas que recibieron la serie de vacunas COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna, se debe usar una tercera dosis de la misma vacuna de ARNm. Una persona no debe recibir más de tres dosis de vacuna de ARNm. Si el producto de la vacuna de ARNm administrado para las dos primeras dosis no está disponible o se desconoce, se puede administrar el producto de la vacuna de ARNm COVID-19.



La reciente enmienda EUA de la FDA solo se aplica a las vacunas de ARNm COVID-19, al igual que la recomendación de los CDC.

Los datos emergentes han demostrado que las personas inmunodeprimidas que tienen una protección baja o nula después de dos dosis de vacunas de ARNm COVID-19 pueden tener una respuesta mejorada después de una dosis adicional de la misma vacuna. No hay datos suficientes en este momento para determinar si las personas inmunodeprimidas que recibieron la vacuna COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson también tienen una respuesta de anticuerpos mejorada después de una dosis adicional de la misma vacuna.



Seguridad de la Vacuna

No, las vacunas COVID-19 no cambian ni interactúan con su ADN de ninguna manera. Actualmente existen dos tipos de vacunas COVID-19 que han sido autorizadas y recomendadas para su uso en los Estados Unidos: vacunas de ARN mensajero (ARNm) (Pfizer y Moderna) y una vacuna de vector viral (Johnson y Johnson). Tanto las vacunas de ARNm como del vector viral COVID-19 entregan instrucciones (material genético) a nuestras células para comenzar a construir protección contra el virus que causa COVID-19. Sin embargo, el material nunca entra en el núcleo de la célula, que es donde se guarda nuestro ADN. Esto significa que el material genético de las vacunas no puede afectar ni interactuar con nuestro ADN de ninguna manera. Todas las vacunas COVID-19 funcionan con las defensas naturales del cuerpo para desarrollar de manera segura la inmunidad a las enfermedades.



V-safe de los CDC es un nuevo comprobador de salud posterior a la vacunación basado en teléfonos inteligentes para las personas que recibein las vacunas COVID-19. Cuando reciba su vacuna, también debe recibir una hoja de información de v-safe que le indique cómo inscribirse en v-safe. Si se inscribe, recibirá mensajes de texto regulares que lo dirigirán a encuestas en las que podrá informar cualquier problema o reacción adversa que tenga después de recibir la vacuna COVID-19.



Como todas las vacunas, las vacunas COVID-19 deben pasar por un riguroso proceso de prueba y aprobación de varios pasos antes de que puedan usarse. A lo largo del desarrollo y la distribución de vacunas, existen numerosas medidas de seguridad. Éstas incluyen:

  • La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoriza y monitorea todos los ensayos clínicos.
  • Para obtener una autorización de uso de emergencia, los desarrolladores de una vacuna deben proporcionar una gran cantidad de datos sobre su seguridad y eficacia para cumplir con los rigurosos estándares establecidos por la FDA.
  • Los comités asesores independientes supervisan y controlan la seguridad durante el desarrollo y la prueba de vacunas.
  • Los ensayos clínicos para una vacuna continúan después de que se otorga EUA hasta que haya suficientes datos disponibles para otorgar la aprobación completa.

    Después de que se autoriza el uso de una vacuna, se implementan múltiples sistemas de monitoreo de seguridad para detectar posibles eventos adversos. Si se detecta un evento adverso grave inesperado, los expertos trabajan lo más rápido posible para determinar si se trata de un problema de seguridad real.


¿Como se monitoreará la seguridad y eventos adversos una vez que inicie la producción? Después de que una vacuna sea autorizada o aprobada para su uso, muchos sistemas de monitoreo de seguridad están vigilando los posibles efectos secundarios que pudieran surgir. Este monitoreo continuo puede ayudar a ver algún efecto secundario que quizá no se vio anteriormente durante los ensayos clínicos para asegurar que los beneficios son mayores que los riesgos que pudieran surgir para quienes reciben la vacuna.

CDC esta trabajando para expandir la vigilancia de su seguridad por medio de sistemas nuevos y recursos de información adicional, como también aumentando los sistemas de monitoreo de vigilancia específicamente para evaluar la seguridad de la vacuna de COVID-19 en tiempo real y así hacer esta vacuna lo más segura posible. https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/faq.html



Después de que una vacuna es autorizada o aprobada para su uso, existen varios sistemas de monitoreo para ver si surge algún efecto secundario. Estos sistemas de monitoreo pudieran darse cuenta de algún efecto que no se vio en los ensayos clínicos para ayudar a que se midan si los beneficios son mayores que los perjuicios en personas que reciben la vacuna.

CDC está trabajando para expandir el monitoreo por medio de un nuevo sistema y recursos adicionales, para evaluar la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 en tiempo real y asegurarse que se lo mas seguro posible.

Vea más datos aquí.



De acuerdo con datos de ensayos clínicos revisados por la FDA, los efectos secundarios reportados más frecuentemente, que duraron varios días, fueron dolor en el sitio donde se puso la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, dolor de coyunturas, y fiebre. Algo que vale la pena notar, más personas experimentan efectos secundarios después de la segunda dosis, así que es importante que los proveedores y los que reciban las vacunas pueden esperar algunos efectos secundarios después de cada dosis, y mayormente después de la segunda dosis. Detalles aquí.



Ambas, las vacunas contra COVID-19 de Pfizer y Moderna requieren dos dosis. Pfizer requiere las dos dosis con 21 días de diferencia, mientras que la de Moderna requiere dos dosis con 28 días de diferencia. Las vacunas contra COVID-19 no se pueden mezclar. La seguridad y eficacia de un producto mixto (por ejemplo; una dosis de Pfizer y una dosis de Moderna o viceversa) no ha sido evaluada. Ambas dosis de las series deben completarse usando la vacuna del mismo creador.

Usted debió haber recibido una tarjeta de vacunación cuando le pusieron la primera dosis, que incluye la marca de la vacuna que recibió y cuando debe recibir la segunda vacuna. Asegúrese de traer consigo la tarjeta de vacunación para asegurarse de recibir la vacuna correcta. (Considere tomar una foto a la tarjeta de vacunación para que tenga un récord en caso de perder la tarjeta).

En situaciones excepcionales cuando la primera dosis no se puede determinar o ya no está disponible, la guía de CDC explica que cualquier vacuna COVID-19 ARNm (por ejemplo, Pfizer y Moderna) pueden ser administradas en un mínimo de 28 días entre dosis para terminar la serie de la vacuna COVID-19 ARNm. Si dos dosis de la vacuna de COVID-19 ARNm, de diferentes marcas son administrados en estas situaciones (o inadvertidamente), no se recomienda vacunas adicionales de ninguno de los productos. (ejemplo: no tercera dosis se debe administrar)



Si. Si está intentando quedar embarazada ahora o quiere quedar embarazada en el futuro, puede recibir una vacuna COVID-19 cuando haya una disponible.

Actualmente no hay evidencia de que la vacuna COVID-19 cause algún problema con el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta.

Además, no hay evidencia de que los problemas de fertilidad sean un efecto secundario de ninguna vacuna, incluidas las vacunas COVID-19. Como todas las vacunas, los científicos están estudiando cuidadosamente las vacunas COVID-19 para detectar efectos secundarios ahora y continuarán estudiándolas durante muchos años.



Si está inmunodeprimido o está recibiendo terapia inmunosupresora, puede optar por vacunarse, pero puede tener una respuesta inmunitaria disminuida a la vacuna COVID-19.



Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomienda que la vacuna se administre aquellos que tienen alguna condición de salud crónica si no tienen ninguna contraindicación.

Si usted tienen alguna condición crónica, usted tiene mayor riesgo de padecer de una enfermedad grave o de complicaciones por la infección de COVID-19.



Si usted tiene historial de reacciones alérgicas graves (como anafilaxia o que requiera una inyección de epinefrina u hospitalización) a otras vacunas o medicamentos inyectados, usted aún se puede poner la vacuna pero necesita estar en observación por 30 minutos después de vacunarse.

NOTA: Esto NO incluye reacciones alérgicas a medicamentos orales, comida, pelo de mascota, polen u otros alérgenos ambientales.

Las personas con antecedentes de reacciones graves a las vacunas de ARNm, componentes de las vacunas de ARNm, incluido el polietilenglicol (PEG) o el polisorbato, no deben vacunarse a menos que trabajen con su proveedor de atención médica o especialista en alergias.



Los únicos que no se deben vacunar son los que tienen historial de reacciones alérgicas graves (como anafilaxia o que requiera una inyección de epinefrina u hospitalización) a esta vacuna o alguno de sus ingredientes. Encuentre los ingredientes en las páginas de las vacunas de Pfizer o Moderna.



Pfizer-BioNTech

Después de una revisión exhaustiva de los datos de seguridad y eficacia de decenas de miles de participantes en ensayos clínicos, la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó la distribución de la vacuna Pfizer-BioNTech a personas de 12 años o más en mayo de 2021. Las únicas personas que no deben recibir la vacuna vacuna son aquellos que tienen antecedentes de reacciones alérgicas graves (como anafilaxia o que requieren una inyección de epinefrina u hospitalización) a esta vacuna o a cualquiera de sus componentes, como el polietilenglicol (PEG). Más información sobre la vacuna Pfizer.

Moderna y Johnson & Johnson

Actualmente, las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson están autorizadas para mayores de 18 años.

Ensayos clínicos

Las tres empresas han comenzado ensayos clínicos para niños más pequeños.

La Academia Estadounidense de Pediatría ha abogado por la inclusión de adolescentes y niños más pequeños en los ensayos clínicos de COVID-19 para que esta población también pueda beneficiarse de una vacuna COVID-19.



Temas Generales

Actualmente, no existen pruebas disponibles comercialmente para determinar si la vacunación ha funcionado o no. La serología o las pruebas de anticuerpos disponibles comercialmente no cuentan la historia completa de la protección inmunológica. Según los CDC, es muy probable que una persona vacunada obtenga un resultado negativo de una prueba de anticuerpos, incluso si la vacuna fue exitosa y protectora. El tipo y el rendimiento de las pruebas de anticuerpos varían en la forma en que detectan las diferentes partes del virus. Algunas pruebas de anticuerpos solo buscan una proteína específica que se encuentra en respuesta a una infección, no por las vacunas actuales. Además, hay partes de nuestra protección inmunológica que no se mostrarán en una prueba, como cómo responderán las células inmunes de memoria cuando se expongan al virus.

Por estas razones, los CDC no recomiendan la prueba de anticuerpos después de haber sido vacunado. Si decide hacerse una prueba de anticuerpos después de la vacunación, los CDC dicen que no se recomiendan dosis adicionales de la misma o diferentes vacunas COVID-19. Si la prueba de anticuerpos se realizó después de la primera dosis de una vacuna de ARNm, la serie de vacunación debe completarse independientemente del resultado de la prueba de anticuerpos. Si bien se está estudiando la posible necesidad de vacunas de refuerzo, no existen recomendaciones actuales sobre cuándo o para qué vacunas se necesita un refuerzo.



Múltiples vacunas contra COVID-19 están en proceso de desarrollo. Hasta el 4 de noviembre, 2020, cuatro vacunas habían iniciado las pruebas clínicas en fase grande (fase 3) en Estados Unidos. Pfizer fue la primera agencia que solicito autorización para uso de la vacuna de emergencia el 20 de noviembre. El Comité o Consejo de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA, se reunirán el 10 de diciembre para pedir la autorización del uso de emergencia a la FDA.

Usted puede ver este proceso en vivo el 10 de diciembre: para incrementar la transparencia y el entendimiento del desarrollo/proceso de revisión, el 10 de diciembre se reunirá el comité o consejo y podrá verlo en vivo en YouTube, Facebook, y Twitter también en su página de internet. La agenda y materiales estarán disponibles al público, incluyendo los nombres de los participantes a mas tardar dos días antes de la junta.



Si. Las dos vacunas de (Pfizer y Moderna) van a requerir dos dosis de 3 a 4 semanas de separado para proveer mayor protección. La serie de dos dosis deben ser del creador de la misma vacuna. Su proveedor le notificara si necesita una dosis adicional y le recordara cuando debe regresar para recibir la segunda dosis de la misma vacuna.



Después de recibir la primera dosis, todos recibirán una tarjeta que le indicará la fecha en que se puso la vacuna. Incluirá la vacuna que recibió, fecha, locación, y cuando debe regresar por la siguiente dosis. A las personas se les recordará cuando deben ponerse la segunda vacuna. Debido a que las vacunas de diferentes creadores no pueden combinarse entre sí, la persona debe recibir la vacuna del mismo creador que la primera dosis.



Las vacunas contra COVID-19 se administran por inyección intramuscular (IM) en el brazo.



CDC recomienda que aquellos que tuvieron COVID-19 se vacunen. Debido a los riesgos severos de salud asociados a COVID-19 y el hecho que existe la posibilidad de reinfección, usted debe vacunarse sin importar si ya tuvo la infección de COVID-19. Si usted se le dio tratamiento con anticuerpos monoclonal o plasma convalescente, debe esperar 90 días antes de recibir la vacuna COVID-19.

Hable con su doctor si no esta seguro sobre el tratamiento que recibió o si tiene más preguntas sobre la vacuna COVID-19.



Usted debe esperar vacunarse hasta que el periodo de aislamiento termine y este completamente recuperado (sin síntomas) para evitar exponer a personal de salud u otras personas durante su visita por la vacuna.



No. Las personas con COVID-19 que tienen síntomas deben esperar vacunarse hasta que se hayan recuperado de la enfermedad y cumplido con los criterios para discontinuar el aislamiento; aquellos sin síntomas deben esperar hasta que cumplan con los requisitos antes de vacunarse.

Este guía también aplica a las personas quienes han tenido COVID-19 antes de ponerse la segunda dosis.



No. Ninguna de las vacunas de COVID-19 contiene el virus vivo que causa COVID-19 así que la vacuna no le puede enfermar con COVID-19.

Usted pudiera tener síntomas como fiebre después de la vacuna. Esto es normal y una señal de que el sistema inmune esta aprendiendo como reconocer y combatir el virus que causa COVID-19.



Si, aun si se vacuna, nosotros recomendamos que continúe con las medidas de prevención que ha estado siguiendo hasta el momento como lavarse las manos, usar las mascarillas, mantenerse a dos metros de distancia (6 pies) y limitar las reuniones.



No habrá un costo para vacunarse contra COVID-19, sin importar si tiene seguro médico. A principios de diciembre, el Gobernador Ducey puso una Orden Ejecutiva para asegurar que los Arizonenses puedan recibir la vacuna gratis mientras estemos bajo una declaración de emergencia.



Sí, los CDC han actualizado su guía para la coadministración de vacunas con las vacunas COVID-19. Las vacunas COVID-19 y otras vacunas ahora se pueden administrar sin importar el momento. Esto incluye la administración simultánea de vacunas COVID-19 y otras vacunas el mismo día, así como la coadministración dentro de los 14 días. Siga este enlace para conocer las mejores prácticas con respecto a la coadministración de vacunas.



Elegibilidad y Como Hacer Cita

Si usted ya obtuvo la primera dosis, usted debió haber recibido una cartilla de vacunación que le indica que tipo de vacuna recibió y la fecha que se le administro. Dependiendo del tipo de vacuna que recibió, necesitará hacer una cita en 21 a 28 días más tarde. Su segunda dosis debe ser de la misma que recibió al inicio. (Por ejemplo, si fue de Pfizer, la segunda dosis debe ser de Pfizer). Le recomendamos que su segunda dosis se la ponga en le mismo sitio donde recibió la primera, pero sabemos que las citas pudieran estar limitadas. De la misma manera que hizo la primera cita debe hacer la segunda.

Lo mas importante es que acuda a un sitio que ofrezca la vacuna del mismo fabricante de la primera dosis.



Para lograr tener mayor protección o el mayor beneficio lo antes posible, se recomienda que obtenga la segunda dosis de la vacuna entre 21 días (Pfizer) a 28 días (Moderna) después de su primera dosis. Sin embargo, por la limitada dotación de la vacuna y la demanda actual para la primera dosis, esto pudiera no ser posible. De acuerdo a las recomendaciones de CDC, sabemos que se puede poner la segunda dosis hasta 42 días después de la primera dosis sin impactar el beneficio que recibe. Si usted la recibe después de los 42 días de la primera dosis, pudiera ser efectiva aunque no existen estudios suficientes aún en estos casos. CDC no recomienda que inicie de nuevo la vacunación. Es importante ponerse la segunda dosis para recibir los beneficios completos de la vacuna, así que haga la cita lo antes posible.

El Condado Maricopa esta trabajando con otros socios del sistema de salud, farmacias y haciendo eventos de vacunación para los que están dentro de las fases mencionadas y que no pueden hacer cita para la segunda dosis en los Puntos de Distribución.



La vacuna J & J / Janssen

Síndrome de Guillain Barré (un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo daña células nerviosas, que causan debilidad muscular y, a veces, parálisis) en algunas personas que han recibido la vacuna COVID-19 de Janssen.

En la mayoría de estas personas, los síntomas comenzaron dentro de los 42 días después de haberse recibido la vacuna de Janssen COVID-19. La posibilidad de que esto ocurra es muy baja. Debe buscar atención médica de inmediato si presenta alguno de los siguientes síntomas después de recibir la vacuna Janssen COVID-19:

  • Sensación de debilidad u hormigueo, especialmente en las piernas o los brazos, que empeora y se extiende a otras partes del cuerpo
  • Dificultad para caminar
  • Dificultad con los movimientos faciales, como hablar, masticar o tragar
  • Visión doble o incapacidad para mover los ojos
  • Dificultad para controlar la vejiga o la función intestinal

El 12 de julio, la FDA anunció una nueva advertencia sobre la vacuna Johnson & Johnson COVID-19 y un posible vínculo con Guillain-Barré. La agencia revisó las hojas de datos adjuntas a la vacuna para reflejar un mayor riesgo de padecer el trastorno después de la vacunación.



Sí, el 23 de abril, el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC y la FDA recomendaron que la vacunación con la vacuna J & J / Janssen COVID-19 se reanude entre las personas mayores de 18 años. La hoja de datos para los receptores y cuidadores se actualizó con información sobre un mayor riesgo de trombosis con síndrome de trombocitopenia (STT) después de la vacunación con la vacuna J&J. El TTS es una afección grave que involucra coágulos de sangre con plaquetas bajas. Las mujeres adultas menores de 50 años corren un mayor riesgo de sufrir este efecto secundario, y se ven afectadas 2 personas vacunadas de 1 millón de dosis de vacuna administradas. Los sistemas de monitoreo de seguridad existentes nos permitieron detectar este efecto secundario muy raro pero grave.



El 13 de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos recomendaron una pausa temporal en el uso de la vacuna Johnson and Johnson.

En el momento de la revisión del panel asesor de los CDC el 23 de abril, se identificaron 15 casos de trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) entre casi 8 millones de personas vacunadas. Entre las mujeres vacunadas de 18 a 49 años, el grupo identificado como de mayor riesgo, la tasa de TTS fue de 7 por 1 millón.

Además de revisar todos los datos disponibles, los expertos consideraron los beneficios y riesgos de recibir la vacuna y determinaron que los riesgos de ser hospitalizados o morir por COVID eran mucho mayores que el riesgo de este efecto secundario de la vacuna J&J. También hablaron sobre la importancia de educar a los proveedores sobre cómo reconocer y tratar este efecto secundario poco común, que mejora los resultados.



Durante tres semanas después de recibir la vacuna, debe estar atento a los posibles síntomas de un coágulo de sangre, como:

  • dolor de cabeza intenso,
  • dolor de espalda,
  • nuevos síntomas neurológicos, como entumecimiento o debilidad
  • dolor abdominal severo (vientre),
  • dificultad para respirar,
  • hinchazón de la pierna,
  • pequeñas manchas rojas en la piel (petequias), o
  • moretones nuevos o que aparecen repentinamente

Busque atención médica de inmediato si presenta alguno de estos síntomas. Informe su vacunación reciente y cualquier medicamento que esté tomando cuando se presente para recibir atención médica.



NO se ha informado del mismo tipo de coágulos sanguíneos graves entre los más de 180 millones de personas que recibieron las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna.



En general, el riesgo de este evento adverso es raro. Los datos al 23 de abril de 2021 mostraron 15 casos de TTS después de que se administraron casi 8 millones de dosis de la vacuna J&J, o una tasa de casi 2 casos por 1 millón de dosis. Para las mujeres de entre 18 y 50 años, el riesgo es de 7 casos por cada millón de dosis administradas.



No, aparte del mayor riesgo observado en mujeres de entre 18 y 50 años, no se conocen afecciones o factores médicos que aumenten el riesgo. La Sociedad Estadounidense de Hematología informa que "hasta la fecha no hay información sobre un mayor riesgo de STT en pacientes con enfermedades de la sangre y / o factores de riesgo preexistentes de trombosis o autoinmunidad". Si tiene preguntas o inquietudes, hable con su proveedor de atención médica.



Las personas con un trastorno hemorrágico o que tomen un anticoagulante PUEDEN recibir la vacuna J&J. Si han tenido sangrado prolongado después de una inyección intramuscular antes, deben compartir esta información con el vacunador. No hay evidencia de que ningún trastorno hemorrágico o anticoagulante aumente el riesgo de efectos secundarios con la vacuna J&J. Si tiene preguntas o inquietudes, hable con su proveedor de atención médica.



Puede revisar la Hoja de datos revisada para proveedores de atención médica que administran la vacuna J&J, que se ha revisado para incluir una advertencia sobre el riesgo de trombosis con síndrome de trombocitopenia (STT).

Para obtener la guía y recomendaciones más recientes para el uso de la vacuna, y cómo evaluar y cuidar a un paciente que presenta trombosis o trombocitopenia, visite el sitio web de los CDC.

Los CDC realizan llamadas / seminarios web semanales de actividades de comunicación y alcance clínico (COCA, por sus siglas en inglés) con las últimas actualizaciones de vacunas. La información de registro y los episodios pasados se pueden encontrar aquí.

El Departamento de Salud Pública del Condado de Maricopa también organiza seminarios web para proveedores cada 2 semanas los miércoles a las 11 a.m. Regístrese aquí.



Si experimenta efectos secundarios después de cualquier vacuna, infórmelo al Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas (VAERS) de la FDA / CDC. El número gratuito de VAERS es 1-800-822-7967 o informe en línea a https://vaers.hhs.gov/reportevent.html.




regresar al inicio de la página